065


En pleno día de verano pasó un cometa y, dulce y violento, atravesó el núcleo de mi cuerpo, el refugio de mi alma.
Aquí ha dejado su halo.
Aquí nace un rastro chispeante e invisible que voy derramando por las ciudades.
Aquí viven estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario