058: 25 de junio en Benicàssim

(El 25 de junio de 2017, se llevó a cabo, junto al mar Mediterráneo, un recital de mujeres poetas. Sus voces se unieron contra la violencia y, hoy, la lucha sigue.)

Miro el mar y veo los sueños truncados
diluyéndose como la sal.

La vida perdida está en esta playa,
el lamento se escucha a través de los ecos de unas mujeres poetas
que desgarran su canto.

Me dicen en silencio que son dos más,
que somos dos más
las flores muertas, enterradas
bajo la asfixia de un poder cruel y aposentado
en los muros que os aislaban.

Todas somos flores, a veces vivas, a veces muertas,
pero siempre sangrantes.

En nosotras se respira la esperanza
mas también el dolor,
brota el sueño
y acecha la niña inconsciente de los juicios
que un día se nos arrancó.

Cada muerte es un sello de fuego en la piel,
cada muerte es la propia muerte,
el acecho del miedo que quiero arrancar
pero que llevo impregnado en la epidermis
como la humedad de esta ciudad.

Nuestras súplicas son como gritos que escupimos desde las tinieblas del océano,
ahogadas, cadavéricas, rogamos
la absolución del pecado y el castigo.

Mánchame las palmas de las manos de sangre
mas déjame amarrarte, hermana.
Convierte tus suspiros en viento, en gigante, en ola.
Arrasa, mata y desmáyate de fuerza y de ímpetu.

Despierta
en esta playa,
levántate,
anda,
acércate,
estamos,
estamos aquí,
somos la lucha,
sumérgete en el anhelo común y
sedúcete,
fascínate con este
deseo de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario