041

I

Tan callada...,
y tan encendida.

II

Quiero parir mi desasosiego
solo para deslumbrar el filtro
que apodera las visiones
de mi eje desequilibrado

porque


que la ineptitud de ser
anuda todas mis costillas,
reflejo de cada una de mis angustias,
para crear una atadura,
                 vínculo de los gestos
                                  de alarma.

La ineptitud de ser      heroína,
lágrima,        paz,        mendiga,
la poca fe en la condescendencia,
la retención en la cobardía...,

me dejan de cara a la pared

con el agua clavada en un pozo
y los dedos escocidos
al tiempo que buscan la huida taciturna.

Volveré a encontrarlas para reposar sobre ellas,
siempre en desequilibrio,
siempre sobre el despeñadero,
y siempre tras el abatimiento
de saber
cómo ser,
pero no llegar nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario