015

Está pasando un tiempo
medido con la intensidad de las conversaciones,
con el valor de las palabras superpuestas,
con los silencios que son silencios de significado / y no de habla.

Una ola se ha roto de insignificancia 
contra la caída de la primera lágrima.

Una estrella ha derrochado muerte
mientras era señalada por tu dedo índice.

Luego la noche se ha vuelto oscura
cuando has desaparecido entre las palmeras.

Entonces las farolas me acompañan.
Fallecen conmigo porque ellas también mueren en el amanecer
y dejan su cuerpo y apagan su espíritu
y siguen de pie aunque hayan perdido su razón de ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario